3 Razones para trabajar (contento) en soporte técnico

Encuentra un trabajo que te apasione y no trabajarás nunca. ¿Cierto? Claro, si un trabajo nos apasiona no nos cuesta estar sumergidos horas y horas en él. Pero hay trabajos y trabajos, y algunos parecen difíciles de querer. Supongo que en cierta forma es el caso del soporte técnico. No suele ser un puesto de trabajo muy valorado y es difícil encontrar a personas que realmente les apasione un área en la que habitualmente están expuestos a las quejas de los usuarios, a resolver problemas constantes, a la presión de cumplir plazos y por tanto al estrés sostenido. Sin embargo, ¿te cuento qué cosas me encantan de este trabajo?

team_solving

  • Relaciones Humanas: Está claro que vas a establecer una relación con tu cliente, con la persona que te llama y te abre una incidencia porque tiene un problema y necesita una solución. En ese preciso momento se crea una relación entre ambas partes. Una de las cosas que más me gustan es buscar que ésta se base en la confianza y trasladar la sensación de alianza en busca del bien común: resolver el problema. Como técnico vas a ofrecer todo tu conocimiento y vas a poner tus habilidades al servicio de esa persona que deposita en ti su inquietud. Trabajar de este modo personaliza la relación y la incidencia o la consulta pasa de ser un número más en tu herramienta de helpdesk a ser algo que les importa a las personas que están detrás del problema. Humanizar esa relación hace que cada problema tenga sentido más allá de lo meramente técnico y su resolución te importe de verdad y por tanto te impliques para resolverlo. Si te enganchas al deseo de resolverlo, el proceso es mucho más enriquecedor, y todos los escollos que en cualquier relación puedan surgir serán mucho más llevaderos porque la ilusión de ayudar a tu cliente lo hará más fácil.
  • Investigación: Si eres una persona curiosa, inquieta y con afán investigador el soporte te gustará porque te va a permitir desarrollar esta parte de tu personalidad. Cada incidencia es el inicio de una investigación en la que te van a proponer un reto y tú tendrás que determinar qué pasa, por qué pasa y qué se puede hacer para solucionarlo, si al final confirmas que se trata de un problema. Plantear hipótesis de trabajo, bucear en la documentación existente, realizar pruebas, descartar caminos y abrir otros, colaborar con otros equipos y aprender cada día te lo permite este trabajo precisamente el estar expuesto a constantes llamadas de atención sobre los problemas que te plantean tus clientes. Mientras intentas resolver un problema puedes desplegar muchas estrategias que también impliquen la creatividad, la capacidad para improvisar soluciones alternativas y tu capacidad analítica.
  • Comunicación: Sin duda es algo que me encanta. Prácticamente en todos los puntos del proceso de un técnico de soporte tienes que comunicarte: con tu cliente, con tus compañeros, con otros proveedores. En persona, por teléfono, por email, mediante documentos técnicos. Da igual cómo, pero tienes que transmitir muchos mensajes y de la mejor forma posible. Tienes que llegar a tu interlocutor, hacerle comprender lo que sucede, explicarle cómo puede mejorar o cómo abordar la solución que has encontrado para él. En cierta medida es una labor didáctica y tienes que lograrlo de la mejor manera posible. Este tipo de trabajo te permite desarrollar todas tus habilidades comunicacionales para lograr tu objetivo. Te aseguro que si lo tuyo es explicar, transmitir, escribir y formar, esta faceta del soporte técnico te encantará.

Hay otras muchas cosas que me agradan de este tipo de trabajo pero éstas son las principales. Así que, si te gusta relacionarte con los demás, investigar y comunicarte, puede que el área del soporte técnico acabe por gustarte hasta el punto de verlo desde una perspectiva diferente y sentirte afortunado de formar parte de una cadena en la que el resultado de tu trabajo es ayudar a los demás.

 

Imagen: Solving jigsaw puzzle de Yoel Ben-Avraham


Luis R.

Visto asi, hasta parece apetecible. Lo malo es que la realidad es bastante mas ingrata… De todas fomas, parecen buenos argumentos 😉

Luis

Todo eso está genial si trabajas como técnico de soporte en la empresa que te ha contratado. Lo normal es que la empres cliente tenga contratado el servicio con una gran consultora (tipo HP, o IBM), que a su vez subcontrata a una “cárnica” que se limita a poner el cazo, pagar tu seguridad social y alquilarte como carne al cliente. He estado en algún cliente en el que el único contacto con mi empresa ha sido para firmar el contrato y el finiquito.
Mi consejo es que si puedes te dediques a otra profesión en lugar de informático.

Susana B. Najera

Gracias, Luis por tu comentario. La verdad es que el tema de las subcontratas que mencionas es muy habitual. Sin embargo, y precisamente por lo ingrato del trabajo de soporte, mi entrada no se refiere tanto a la modalidad de contratación y sus desventajas sino al hecho mismo del trabajo en soporte en el que entran en juego habilidades como la investigación o la comunicación. En mi experiencia, esas habildades siempre entran en juego independientemente de quién te haya contratado y la relación que se tenga con la propia empresa. Valdría incluso si se actuara como autónomo porque de lo que se trata en soporte (al menos en el mundo en el que yo me muevo) es de investigar, ayudar y comunicar (según yo lo veo, claro). Por otra parte, desde luego que el trabajo de los informáticos es muy, muy desagradecido y es una pena porque sin ellos muchos de los servicios actuales no funcionarían pero eso da para muchas otras entradas… ¡Gracias de nuevo por pasarte por mi blog!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *